La abogada jujeña Belén Portal criticó actitud de diputados nacionales

Pide a senadores que no aprueben la designación de Graham como defensora nacional de niños.

El Defensor de los Niños Niñas y Adolescentes es una figura creada por la Ley N° 26.061 para velar por la protección y promoción de sus derechos consagrados en la Constitucional Nacional, la Convención sobre los Derechos del Niño y Leyes Nacionales (art. 47).

El puesto se creó en el año 2005, manteniéndose vacante hasta el día de hoy.-

La propia índole de la función de Defensor del Niño cuyo acuerdo fue prestado por la cámara de Diputados de la Nación en el día de la fecha y recayera en la ABOGADA MARISA GRAHAM quien  fuera elegida entre más de 63 aspirantes al cargo,  explica la necesidad ante la opinión pública de expresar que en la referida designación no se reunieron los requisitos personales, que la constitución y las leyes determinan mediante  extremos legales y la formación que se requiere para detentar tan importante cargo.-

A la cámara de Diputados no le dará pudor ni vergüenza haber propuesto y designado para tan noble tarea, consistente en  salvaguardar los derechos de los niños a una confesa militante sin otro merito que ser oriunda del sector verde, con  frases celebres como “voy a defender solamente a los niños que provengan de un embarazo que se quiera llevar a término” que públicamente manifestara la semana pasada a FM Amadeus, de poseer la ductilidad necesaria para convertirse en servil instrumento de esa voluntad contraria al Derecho Natural, a los tratados internacionales, a la Constitución Nacional y al sentido común mismo dejando en situación de vulnerabilidad y desamparo al más pequeño e indefenso de los niños, justamente, el niño por nacer.-

Todo ello, se traduce en la falta de idoneidad no solo profesional o técnica, sino también inhabilidad moral para el ejercicio de esa función. Va de perogrullo, que como corolario lógico tal insolvencia moral, conllevara  un daño a la función pública, su eficacia, decoro de su autoridad integral, siendo esto lo esencial en el sistema democrático.-

También me interrogo si es producto o no, de la tantos y múltiples acuerdos de bloques  donde se distribuyen cargos, a cambio de  la no impugnación de candidatos, consensuan leyes, y otro sin fin de favores , vieja práctica política a todas luces repudiable.- 

Esta designación es punto neurálgico de un cuestionamiento institucional y moral, que se convirtió en una politización partidaria de quienes son participes de ese pensamiento ideológico. 

Ahora, estamos en otra instancia, solo falta el acuerdo senatorial.  Esperamos, prime la sensatez de  los representantes  de las provincias y se responda al Sistema de Valores del interior de país y no se dependa del centralismo, apasionamientos efímeros,  errores que repudian y lesionan el más profundo sentir nacional de un pueblo, porque quienes se verán seriamente perjudicados son los niños a quienes estamos llamados a defender, y si, desde la concepción y hasta los 18 años.-