¿Deberíamos preocuparnos por el coronavirus Wuhan?

Un equipo de investigadores de Hong Kong estima que el número de casos podría superar ya los 40.000 y que el número de contagios podría duplicarse cada semana.

Los primeros casos aparecieron en los medios de comunicación chinos el 31 de diciembre, después de que se confirmara que 44 personas de la ciudad de Wuhan estaban infectadas. Los informes iniciales hacían referencia a una «neumonía viral misteriosa», pues los síntomas eran parecidos a la gripe, como fiebre o dificultad para respirar. Por el momento hay casos confirmados en Shanghai y Beijing, Corea del Sur, Japón, Tailandia y ahora EE. UU.

“Los coronavirus son una familia de virus que tienen como característica morfológica el que al mirarlos por el microscopio electrónico tienen alrededor de su cuerpo unas estructuras redondeadas que son proteínas que se unen por un anillo y dibujan una corona que rodea al virus. De ahí su nombre”. “Dentro de esta familia hay diferentes tipos y, por tanto, producen diferentes infecciones, algunos afectan al aparato respiratorio y producen desde infecciones banales como un catarro hasta infecciones más graves como una neumonía”. explica la Dra. Carmen Jodar Casanova, especialista en Medicina de Familia y miembro de Top Doctors.

“El coronavirus de Wuham afecta a las vías respiratorias y por tanto se transmite como un catarro o una gripe, por la tos y el estornudo. La afectación que está produciendo es una neumonía atípica con dificultad respiratoria en algunos pacientes. La mortalidad puede llegar al 30% y como siempre la población más sensible son los pacientes pluripatológicos”.

“Inicialmente la transmisión es de animal a humano, pero se ha visto que en China está ya ocurriendo la transmisión humano a humano. De ahí la gravedad de la situación”, “no se sabe el alcance de la infección hasta dónde puede llegar”.