Cuota alimentaria: Los niños y niñas son sujetos de derecho

La abogada Marcela Infante, miembro de la Secretaría de DDHH, en su columna se refirió a los regimenes de visitas de los padres luego de una separación y sobre la cuota alimentaria que deben recibir.

Un tema que siempre esta presente en la vida de las personas es el como se determina el cumplimiento de las obligaciones de los padres para con sus hijos luego de la separación de la pareja.

Al respecto la abogada Marcela Infante inicio hablando de algunas cuestiones que tienen que ver con el régimen alimentario. Sobre esto explicó que responde al resguardo de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Cuando hablamos de derechos nos referimos a todo lo que tiene que ver con la crianza, que son los derechos y obligaciones que tienen los padres para con sus hijos poniendo por encima de todo lo que denominamos bien superior de estos.

Hoy las leyes consideran a los niños como sujetos de derecho, y no como objetos, es decir hoy se toma mucho en cuenta lo que ellos opinan. Esto es un claro cambio de paradigma en la justicia en cuestión de derechos de los menores.

Cuando hablamos de alimentos, dice Infante, estamos haciendo referencia a todas aquellas cuestiones que son necesarias para que la persona se pueda desarrollar en su vida. Entran aquí el derecho a la vestimenta, alimentación, educación, a tener un ambiente de hogar saludable, vivir en buenas condiciones y a la dispersión y recreación.

Las problemáticas de familia están siempre vigentes, los conflictos son algo frecuente y cualquier abogado va a tener la misma postura de siempre instar a las partes a buscar una solución previamente. Lo ideal es que siempre puedan arreglar cualquier problema que tengan entre las partes y llegar a un acuerdo.

La idea es que estos conflictos que puedan existir entre las partes de la pareja que se separa no tenga ninguna repercusión en los niños y niñas.
Cuando el juez determina la cuota alimentaria, explica la abogada, va a tener en cuenta la situación económica de cada uno de los progenitores, porque lo que se busca después de la separación, es que los hijos continúen con el mismo nivel y estilo de vida que tenían antes de la separación de los padres.

Un escenario que se da tiene que ver con el cumplimiento de las cuotas alimentarias y cuando la madre manifiesta que no necesita de la cuota que debería aportar el padre.

Otra situación que puede presentarse es la imposibilidad de los padres que no tienen un trabajo.

En ambos casos lo primero que se debe entender es que se trata de un derecho del niño o niña, más allá de lo que puedan considerar ambos progenitores.

Cuando se incumple el aporte de la cuota de un progenitor con trabajo formal lo que se puede producir es un embargo del salario para garantizar que lo correspondiente a la cuota alimentaria se de efectivamente.

Cuando el progenitor esta incapacitado de cumplir con su obligación, se llega a una instancia judicial para que se hagan cargo de la cuota los abuelos, es decir los padres del padre imposibilitado de cumplir con su parte.
Incluso si el papá no puede hacerse cargo, su pareja actual podría ser quien se haga cargo de la cuota alimentaria.

En el tema del régimen de visita, Marcela Infante volvió a decir que lo que se espera siempre es que los progenitores puedan determinarlo por medio de un acuerdo entre ambos y siempre poniendo por encima de todo el bien superior de sus hijos.

Como actualmente se considera a los niños como sujetos de derecho, estos son escuchados judicialmente y en muchos casos pueden elegir vivir con su padre y no con su madre, como sucede frecuentemente.

En el momento del dictado de sentencias también se busca que los niños las puedan entender y es por eso que se les explica de manera amena para que puedan comprender lo que sucede y los cambios que tendrán en sus vidas.

Autora: abogada Marcela Infante

Comparte