A LOS VECINOS DE SAN SALVADOR DE JUJUY

Concejal María Eugenia Galán.

Mucho se dice en relación a la construcción del primer crematorio municipal, existen opiniones opuestas y contrapuestas, a favor y en contra.

Pienso que la mayoría de los vecinos queremos seguir aspirando a tener una ciudad moderna e inclusiva. 

Hoy en San Salvador de Jujuy contamos: con nuevos centros culturales e innovadores espacios de contención en los barrios (NIDO, CPV, CIC, etc.), con fuentes de agua, un metrobús, y proyectos que al principio fueron cuestionados pero que luego de concretados consiguieron reconocimientos a nivel nacional (parque Xibi Xibi y parque Belgrano, NIDOs Cuyaya, Belgrano y Campo Verde). 

Sin embargo, llama la atención que el concejal Agustín Flores haya afirmado que un horno crematorio representa un peligro para la salud de la población.

En estos tiempos de pandemia, debemos dejar de lado la mezquindad política y apuntar a un trabajo en conjunto, también pensar en aquellas personas o familias que atraviesan situaciones inesperadas o críticas, ya que muchas veces son los centros vecinales, instituciones o vecinos, los que gestionan a través del municipio y provincia, soluciones a sus necesidades a fin de conseguir una sepultura “digna” en un contexto donde contamos con cementerios municipales colapsados. 

Resulta extraño que el concejal Matías Domínguez, quien votó a favor de la instalación de un crematorio municipal, mencionara que “existe un apuro innecesario del intendente Jorge y los concejales radicales, de ejecutar este proyecto en un lugar peligroso”.

Es necesario saber que el cementerio El Salvador es apto por cuestiones de carácter técnico-operativas, ya que las instalaciones para este crematorio están dadas allí (lo que simplifica el proceso) y que la Ordenanza N° 7144/2017 “estipula” que este sea concretado en alguno de los cementerios dependientes del municipio. 

importante entender que en situaciones de crisis como la actual, el bienestar de la población está por encima de cualquier interés político particular y que las decisiones deben ser tomadas con responsabilidad social y conciencia moral.

La ciudad cuenta con más de 360.000 habitantes y un intendente presente, que siempre busca el bienestar de la comunidad que lo eligió.